Maison Ruinart

Considerada la maison más antigua de la región de Champagne, Maison Ruinart nace en 1729, inspirada en la visión de un monje muy por delante de su tiempo.

Año de fundación: 1729

Viñedo propio: 17 hectáreas

Ubicación: 4 rue Crayères, Reims, 51100, Francia

Web: www.ruinart.com

Dom Thierry Ruinart fue un monje benedictino, erudito y visionario, proveniente de una familia de comerciantes textiles, que vivió de 1657 a 1709, contemporáneo de Luis XIV. A sus 23 años, ingresó en la Abadía Saint-Germain-des-Prés, uno de los centros de aprendizaje más influyentes cercanos a París. En aquel ambiente descubrió la existencia de un nuevo "vino con burbujas" que todavía no llevaba el nombre de champagne pero ya era popular entre los aristócratas.

Dom Thierry le mostraría el camino e inspiraría a su sobrino Nicolas Ruinart. Así, el 1 de septiembre de 1729, en Reims, el corazón de la región de Champagne, Nicolas redactó la carta de fundación de Maison Ruinart, creando la primera empresa productora de champagne del mundo.

Trescientos años después, los descendientes de la familia han seguido desarrollando la excelencia y el estilo Ruinart por todo el mundo.

De las tres variedades predominantes en la Champagne, (Pinot Noir, Chardonnay y Pinot Meunier), Ruinart hizo de la uva Chardonnay la reina de la casa. Esta variedad evoluciona lentamente, otorgando poco a poco toda su complejidad aromática. El resultado son vinos de gran finura y elegancia, especialmente los procedentes de Côte des Blancs y Montagne de Reims, dos de los terroirs en los que Ruinart posee viñedos desde sus orígenes.

A mediados del siglo XVIII, con el fin de almacenar sus botellas, Ruinart adquirió sus antiguos Crayères excavados bajo la ciudad de Reims. Se trata de unas galerías de tiza que fueron utilizadas y todavía actúan como bodega, reconocidas como Patrimonio de la Humanidad en 2015 por la UNESCO. Estas canteras representan una experiencia única para el visitante y en ellas ha residido el corazón palpitante de los vinos Ruinart durante siglos, así como sus secretos mejor guardados.

En sus inicios, la venta del champagne se limitaba a la región de producción, pero con el tiempo las leyes introdujeron novedades en el transporte de botellas que abriría nuevos horizontes. El éxito fue tal que, 6 años después, en 1735, la venta de champagne se convirtió en la única actividad de Maison Ruinart, abandonando así el negocio textil. En 1764, Ruinart llegó al resto de Europa con su champagne Rosé.

Desde ese momento, la familia Ruinart de Brimont ha dirigido esta firma generación tras generación, con exigentes jefes de cava que han sabido perpetuar el estilo Ruinart, más allá de las dificultades de cada añada, demostrando un talento generacional y un dominio único para el assemblage de las cosechas de la Maison.

En la actualidad, la bodega forma parte del conglomerado mundial de marcas de lujo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), junto a otras firmas prestigiosas como Moët & ChandonKrug y Veuve Clicquot.

Año de fundación: 1729

Viñedo propio: 17 hectáreas

Ubicación: 4 rue Crayères, Reims, 51100, Francia

Web: www.ruinart.com

Dom Thierry Ruinart fue un monje benedictino, erudito y visionario, proveniente de una familia de comerciantes textiles, que vivió de 1657 a 1709, contemporáneo de Luis XIV. A sus 23 años, ingresó en la Abadía Saint-Germain-des-Prés, uno de los centros de aprendizaje más influyentes cercanos a París. En aquel ambiente descubrió la existencia de un nuevo "vino con burbujas" que todavía no llevaba el nombre de champagne pero ya era popular entre los aristócratas.

Dom Thierry le mostraría el camino e inspiraría a su sobrino Nicolas Ruinart. Así, el 1 de septiembre de 1729, en Reims, el corazón de la región de Champagne, Nicolas redactó la carta de fundación de Maison Ruinart, creando la primera empresa productora de champagne del mundo. Trescientos años después, los descendientes de la familia han seguido desarrollando la excelencia y el estilo Ruinart por todo el mundo.

De las tres variedades predominantes en la Champagne, (Pinot Noir, Chardonnay y Pinot Meunier), Ruinart hizo de la uva Chardonnay la reina de la casa. Esta variedad evoluciona lentamente, otorgando poco a poco toda su complejidad aromática. El resultado son vinos de gran finura y elegancia, especialmente los procedentes de Côte des Blancs y Montagne de Reims, dos de los terroirs en los que Ruinart posee viñedos desde sus orígenes.

A mediados del siglo XVIII, con el fin de almacenar sus botellas, Ruinart adquirió sus antiguos Crayères excavados bajo la ciudad de Reims. Se trata de unas galerías de tiza que fueron utilizadas y todavía actúan como bodega, reconocidas como Patrimonio de la Humanidad en 2015 por la UNESCO. Estas canteras representan una experiencia única para el visitante y en ellas ha residido el corazón palpitante de los vinos Ruinart durante siglos, así como sus secretos mejor guardados.

En sus inicios, la venta del champagne se limitaba a la región de producción, pero con el tiempo las leyes introdujeron novedades en el transporte de botellas que abriría nuevos horizontes. El éxito fue tal que, 6 años después, en 1735, la venta de champagne se convirtió en la única actividad de Maison Ruinart, abandonando así el negocio textil. En 1764, Ruinart llegó al resto de Europa con su champagne Rosé.

Desde ese momento, la familia Ruinart de Brimont ha dirigido esta firma generación tras generación, con exigentes jefes de cava que han sabido perpetuar el estilo Ruinart, más allá de las dificultades de cada añada, demostrando un talento generacional y un dominio único para el assemblage de las cosechas de la Maison.

En la actualidad, la bodega forma parte del conglomerado mundial de marcas de lujo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), junto a otras firmas prestigiosas como Moët & ChandonKrug y Veuve Clicquot.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

Dom Thierry Ruinart fue un monje benedictino, erudito y visionario, proveniente de una familia de comerciantes textiles, que vivió de 1657 a 1709, contemporáneo de Luis XIV. A sus 23 años, ingresó en la Abadía Saint-Germain-des-Prés, uno de los centros de aprendizaje más influyentes cercanos a París. En aquel ambiente descubrió la existencia de un nuevo "vino con burbujas" que todavía no llevaba el nombre de champagne pero ya era popular entre los aristócratas.

Dom Thierry le mostraría el camino e inspiraría a su sobrino Nicolas Ruinart. Así, el 1 de septiembre de 1729, en Reims, el corazón de la región de Champagne, Nicolas redactó la carta de fundación de Maison Ruinart, creando la primera empresa productora de champagne del mundo. Trescientos años después, los descendientes de la familia han seguido desarrollando la excelencia y el estilo Ruinart por todo el mundo.

De las tres variedades predominantes en la Champagne, (Pinot Noir, Chardonnay y Pinot Meunier), Ruinart hizo de la uva Chardonnay la reina de la casa. Esta variedad evoluciona lentamente, otorgando poco a poco toda su complejidad aromática. El resultado son vinos de gran finura y elegancia, especialmente los procedentes de Côte des Blancs y Montagne de Reims, dos de los terroirs en los que Ruinart posee viñedos desde sus orígenes.

A mediados del siglo XVIII, con el fin de almacenar sus botellas, Ruinart adquirió sus antiguos Crayères excavados bajo la ciudad de Reims. Se trata de unas galerías de tiza que fueron utilizadas y todavía actúan como bodega, reconocidas como Patrimonio de la Humanidad en 2015 por la UNESCO. Estas canteras representan una experiencia única para el visitante y en ellas ha residido el corazón palpitante de los vinos Ruinart durante siglos, así como sus secretos mejor guardados.

En sus inicios, la venta del champagne se limitaba a la región de producción, pero con el tiempo las leyes introdujeron novedades en el transporte de botellas que abriría nuevos horizontes. El éxito fue tal que, 6 años después, en 1735, la venta de champagne se convirtió en la única actividad de Maison Ruinart, abandonando así el negocio textil. En 1764, Ruinart llegó al resto de Europa con su champagne Rosé.

Desde ese momento, la familia Ruinart de Brimont ha dirigido esta firma generación tras generación, con exigentes jefes de cava que han sabido perpetuar el estilo Ruinart, más allá de las dificultades de cada añada, demostrando un talento generacional y un dominio único para el assemblage de las cosechas de la Maison.

En la actualidad, la bodega forma parte del conglomerado mundial de marcas de lujo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), junto a otras firmas prestigiosas como Moët & ChandonKrug y Veuve Clicquot.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA TODOS LOS VINOS DE MAISON RUINART

5 productos

Mostrando 1-5 de 5 artículo(s)