VEUVE CLICQUOT

La gran historia de Veuve Clicquot es conocida en todo el mundo como la historia de Madame Clicquot Ponsardin. Una singular mujer, de 1,47 metros de estatura, que vivió durante casi 90 años y se convirtió en la primera mujer de negocios de los tiempos modernos.

Año de fundación: 1772

Viñedo propio: 512 hectáreas

Ubicación: 12, Rue du Temple 51100, Reims, Francia

Webwww.veuve-clicquot.com

La emblemática casa Clicquot nació en 1772 de la mano de Philippe Clicquot. Su hijo François pronto se hizo cargo de este negocio familiar y expandió enormemente la empresa, quedando completamente a su cargo en 1801 ante la retirada de su padre. En este periodo de tiempo, François contrajo matrimonio con Barbe Nicole Ponsardin, quien se convertiría en la Gran Dama de la Champaña después de quedar viuda a sus 27 años.

Tras la muerte repentina de François, su padre quiso liquidar la empresa, pero la joven viuda expresó su deseo de continuar el negocio de su marido. Ante su petición, fue obligada a pasar por un periodo de aprendizaje para demostrar su capacidad, algo que superó notablemente burlando todos los prejuicios de la época hasta convertirse en la primera mujer productora de champagne. No solamente salvó el negocio, sino que multiplicó su éxito y su prestigio hasta acabar tomando su propio nombre en 1810 cuando creó el primer champagne de añada del mundo.

La mayor parte del champagne lo exportaba fuera de Francia en un momento de gran revulsión política cuando el desarrollo de la guerra bloqueaba la navegación comercial de navíos. Esto produjo casi una quiebra en el negocio, pero la astucia de Madame Clicquot le llevó a anticiparse a sus competidores, en mitad de aquel caos internacional. Envió de forma secreta un carguero con 10.550 botellas de champagne al mercado ruso, aprovechando que Francia había restaurado la monarquía, exiliado a Napoleón Bonaparte y eliminado todos los bloqueos. Los rusos amaban aquel champagne tan dulce y con él brindaron la derrota de Napoleón. La rápida venta de aquellas botellas fue seguida de otro carguero. Rusia se convirtió en su principal cliente y el negocio reflotó.

En ese momento, Madame Clicquot cambiaría el mundo de las botellas de vino cuando ordenó poner etiquetas amarillas en las vasijas para recordar el color de las casas de San Petersburgo, un detalle anecdótico que incrementaría las ventas considerablemente. En aquella etiqueta también aparecería una estrella en honor al cometa que visitó la región de Champagne en 1811 y al que se le atribuyó la excelente añada del momento.

A partir de entonces, Madame Clicquot introduciría muchísimas mejoras nuevas como la invención de la mesa de removido. Los pupitres y el movimiento giratorio con las botellas inclinadas le permitieron obtener vinos más limpios y de mayor calidad. En 1818 crearía el primer champagne rosé mezclando vinos tintos y blancos, un proceso que a día de hoy todavía utilizan los productores de champagne.

A su muerte en 1866, Madame Clicquot había situado la región de Champagne en todos los mapas, llevando el nombre de su producto a lo más alto, convirtiéndolo en objeto de deseo entre la alta sociedad y un ingrediente esencial en festividades y eventos.

En la actualidad, los viñedos de Veuve Clicquot están entre los mejores "crus" de la Champaña, con dos variedades principales: Chardonnay y Pinot Noit. La compañía fue comprada en 1986 por Louis Vuitton y un año después pasó a formar parte del grupo LVMH.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

La emblemática casa Clicquot nació en 1772 de la mano de Philippe Clicquot. Su hijo François pronto se hizo cargo de este negocio familiar y expandió enormemente la empresa, quedando completamente a su cargo en 1801 ante la retirada de su padre. En este periodo de tiempo, François contrajo matrimonio con Barbe Nicole Ponsardin, quien se convertiría en la Gran Dama de la Champaña después de quedar viuda a sus 27 años.

Tras la muerte repentina de François, su padre quiso liquidar la empresa, pero la joven viuda expresó su deseo de continuar el negocio de su marido. Ante su petición, fue obligada a pasar por un periodo de aprendizaje para demostrar su capacidad, algo que superó notablemente burlando todos los prejuicios de la época hasta convertirse en la primera mujer productora de champagne. No solamente salvó el negocio, sino que multiplicó su éxito y su prestigio hasta acabar tomando su propio nombre en 1810 cuando creó el primer champagne de añada del mundo.

La mayor parte del champagne lo exportaba fuera de Francia en un momento de gran revulsión política cuando el desarrollo de la guerra bloqueaba la navegación comercial de navíos. Esto produjo casi una quiebra en el negocio, pero la astucia de Madame Clicquot le llevó a anticiparse a sus competidores, en mitad de aquel caos internacional. Envió de forma secreta un carguero con 10.550 botellas de champagne al mercado ruso, aprovechando que Francia había restaurado la monarquía, exiliado a Napoleón Bonaparte y eliminado todos los bloqueos. Los rusos amaban aquel champagne tan dulce y con él brindaron la derrota de Napoleón. La rápida venta de aquellas botellas fue seguida de otro carguero. Rusia se convirtió en su principal cliente y el negocio reflotó.

En ese momento, Madame Clicquot cambiaría el mundo de las botellas de vino cuando ordenó poner etiquetas amarillas en las vasijas para recordar el color de las casas de San Petersburgo, un detalle anecdótico que incrementaría las ventas considerablemente. En aquella etiqueta también aparecería una estrella en honor al cometa que visitó la región de Champagne en 1811 y al que se le atribuyó la excelente añada del momento.

A partir de entonces, Madame Clicquot introduciría muchísimas mejoras nuevas como la invención de la mesa de removido. Los pupitres y el movimiento giratorio con las botellas inclinadas le permitieron obtener vinos más limpios y de mayor calidad. En 1818 crearía el primer champagne rosé mezclando vinos tintos y blancos, un proceso que a día de hoy todavía utilizan los productores de champagne.

A su muerte en 1866, Madame Clicquot había situado la región de Champagne en todos los mapas, llevando el nombre de su producto a lo más alto, convirtiéndolo en objeto de deseo entre la alta sociedad y un ingrediente esencial en festividades y eventos.

En la actualidad, los viñedos de Veuve Clicquot están entre los mejores "crus" de la Champaña, con dos variedades principales: Chardonnay y Pinot Noit. La compañía fue comprada en 1986 por Louis Vuitton y un año después pasó a formar parte del grupo LVMH.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA TODOS LOS VINOS DE VEUVE CLICQUOT  

9 productos

Mostrando 1-9 de 9 artículo(s)