Emilio Moro

En un enclave privilegiado de la Ribera del Duero, conocido como la Milla de Oro, y a escasos diez minutos del famoso Castillo de Peñafiel, Emilio Moro elabora vinos basados en la tradición, la innovación y la responsabilidad social desde hace más de un siglo.

Año de fundación: 1987

Viñedo propio: 200 hectáreas

Ubicación: Ctra. Peñafiel-Valoria, S/N, Pesquera de Duero, Valladolid, 47315, España

Web: www.emiliomoro.com

Bodegas Emilio Moro es la historia de una familia castellanoleonesa dedicada al vino durante tres generaciones. La primera de ellas se entregó a la tierra, la segunda inculcó el saber hacer, y la última de ellas ha sabido construir una marca de referencia internacional.

Sus raíces se remontan a 1891, año de nacimiento del abuelo, don Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid). Con los años, supo transmitir su pasión por el vino a su hijo Emilio, y en 1987, se fundó la bodega con el propio nombre de la familia para mantener la tradición en el corazón de la Ribera de Duero. A su vez, su hijo trasmitió esos mismos valores a sus respectivos descendientes, José y Javier, actuales propietarios de la bodega.

Estas tres generaciones conforman la base perfecta para la elaboración de grandes vinos: la tradición familiar. Hoy, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega poseedora de cerca de 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de Tinta Fina recuperado de sus viñas más viejas. De esta forma, mientras otras bodegas se dedicaban a arrancar cepas viejas, Emilio Moro perpetuó la esencia de la mejor tinta fina y lo hizo en suelos de excelente calidad (calizos, arcillosos y de grava), con la orientación ideal.

Aunando los métodos tradicionales que aprendió la familia y la alta tecnología del momento, Emilio Moro se ha convertido en un templo del recuerdo y una apuesta hacia el progreso. Su trabajo está íntegramente comprometido con el medio ambiente, con un programa de ahorro energético, reciclaje de materiales e investigación sostenible, con el fin de asegurar las uvas de mejor calidad y los viñedos más saludables. En esa línea, la familia Moro creó su propia Fundación en 2008 bajo el lema ‘El Vino Ayuda al Agua’ para contribuir a la causa de un justo reparto de los recursos de agua potable entre las poblaciones más necesitadas.

No obstante, el pilar fundamental de la bodega es la pasión familiar, el orgullo de tres generaciones que han visto desde su nacimiento el cariño a la tierra y el sacrificio por su trabajo. “Mi abuelo decía que el vino es un ser vivo al que hay que entender, atender y mimar y mi padre que, si se sabe escuchar, el vino te habla”.

En el estilo de sus vinos perdura el equilibrio entre alcohol y acidez, fruta y madera, modernidad y tradición. Vinos jóvenes que expresan espontaneidad y aromas intensos; y crianzas que regalan complejidad, madurez y redondez. Todos ellos de referencia mundial con presencia en más de 70 países, y algunos con importantes inclusiones en prestigiosas guías como la Guía Peñín, Robert Parker o Wine Advocat.

En la actualidad, la familia Moro cuenta con otro proyecto en Ribera del Duero: Cepa 21, así como algunos viñedos en la D.O. Bierzo, donde elabora majestuosos vinos blancos.

Año de fundación: 1987

Viñedo propio: 200 hectáreas

Ubicación: Ctra. Peñafiel-Valoria, S/N, Pesquera de Duero, Valladolid, 47315, España

Web: www.emiliomoro.com

Bodegas Emilio Moro es la historia de una familia castellanoleonesa dedicada al vino durante tres generaciones. La primera de ellas se entregó a la tierra, la segunda inculcó el saber hacer, y la última de ellas ha sabido construir una marca de referencia internacional.

Sus raíces se remontan a 1891, año de nacimiento del abuelo, don Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid). Con los años, supo transmitir su pasión por el vino a su hijo, también llamado Emilio, y en 1987, se fundó la bodega con el propio nombre de la familia para mantener la tradición en el corazón de la Ribera de Duero. A su vez, su hijo trasmitió esos mismos valores a sus respectivos descendientes, José y Javier, actuales propietarios de la bodega.

Estas tres generaciones conforman la base perfecta para la elaboración de grandes vinos: la tradición familiar. Hoy, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega poseedora de cerca de 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de Tinta Fina recuperado de sus viñas más viejas. De esta forma, mientras otras bodegas se dedicaban a arrancar cepas viejas, Emilio Moro perpetuó la esencia de la mejor tinta fina y lo hizo en suelos de excelente calidad (calizos, arcillosos y de grava), con la orientación ideal.

Aunando los métodos tradicionales que aprendió la familia y la alta tecnología del momento, Emilio Moro se ha convertido en un templo del recuerdo y una apuesta hacia el progreso. Su trabajo está íntegramente comprometido con el medio ambiente, con un programa de ahorro energético, reciclaje de materiales e investigación sostenible, con el fin de asegurar las uvas de mejor calidad y los viñedos más saludables. En esa línea, la familia Moro creó su propia Fundación en 2008 bajo el lema ‘El Vino Ayuda al Agua’ para contribuir a la causa de un justo reparto de los recursos de agua potable entre las poblaciones más necesitadas.

No obstante, el pilar fundamental de la bodega es la pasión familiar, el orgullo de tres generaciones que han visto desde su nacimiento el cariño a la tierra y el sacrificio por su trabajo. “Mi abuelo decía que el vino es un ser vivo al que hay que entender, atender y mimar y mi padre que, si se sabe escuchar, el vino te habla”.

En el estilo de sus vinos perdura el equilibrio entre alcohol y acidez, fruta y madera, modernidad y tradición. Vinos jóvenes que expresan espontaneidad y aromas intensos; y crianzas que regalan complejidad, madurez y redondez. Todos ellos de referencia mundial con presencia en más de 70 países, y algunos con importantes inclusiones en prestigiosas guías como la Guía Peñín, Robert Parker o Wine Advocat.

En la actualidad, la familia Moro cuenta con otro proyecto en Ribera del Duero: Cepa 21, así como algunos viñedos en la D.O. Bierzo, donde elabora majestuosos vinos blancos.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

Bodegas Emilio Moro es la historia de una familia castellanoleonesa dedicada al vino durante tres generaciones. La primera de ellas se entregó a la tierra, la segunda inculcó el saber hacer, y la última de ellas ha sabido construir una marca de referencia internacional.

Sus raíces se remontan a 1891, año de nacimiento del abuelo, don Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid). Con los años, supo transmitir su pasión por el vino a su hijo, también llamado Emilio, y en 1987, se fundó la bodega con el propio nombre de la familia para mantener la tradición en el corazón de la Ribera de Duero. A su vez, su hijo trasmitió esos mismos valores a sus respectivos descendientes, José y Javier, actuales propietarios de la bodega.

Estas tres generaciones conforman la base perfecta para la elaboración de grandes vinos: la tradición familiar. Hoy, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega poseedora de cerca de 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de Tinta Fina recuperado de sus viñas más viejas. De esta forma, mientras otras bodegas se dedicaban a arrancar cepas viejas, Emilio Moro perpetuó la esencia de la mejor tinta fina y lo hizo en suelos de excelente calidad (calizos, arcillosos y de grava), con la orientación ideal.

Aunando los métodos tradicionales que aprendió la familia y la alta tecnología del momento, Emilio Moro se ha convertido en un templo del recuerdo y una apuesta hacia el progreso. Su trabajo está íntegramente comprometido con el medio ambiente, con un programa de ahorro energético, reciclaje de materiales e investigación sostenible, con el fin de asegurar las uvas de mejor calidad y los viñedos más saludables. En esa línea, la familia Moro creó su propia Fundación en 2008 bajo el lema ‘El Vino Ayuda al Agua’ para contribuir a la causa de un justo reparto de los recursos de agua potable entre las poblaciones más necesitadas.

No obstante, el pilar fundamental de la bodega es la pasión familiar, el orgullo de tres generaciones que han visto desde su nacimiento el cariño a la tierra y el sacrificio por su trabajo. “Mi abuelo decía que el vino es un ser vivo al que hay que entender, atender y mimar y mi padre que, si se sabe escuchar, el vino te habla”.

En el estilo de sus vinos perdura el equilibrio entre alcohol y acidez, fruta y madera, modernidad y tradición. Vinos jóvenes que expresan espontaneidad y aromas intensos; y crianzas que regalan complejidad, madurez y redondez. Todos ellos de referencia mundial con presencia en más de 70 países, y algunos con importantes inclusiones en prestigiosas guías como la Guía Peñín, Robert Parker o Wine Advocat.

En la actualidad, la familia Moro cuenta con otro proyecto en Ribera del Duero: Cepa 21, así como algunos viñedos en la D.O. Bierzo, donde elabora majestuosos vinos blancos.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA TODOS LOS VINOS DE EMILIO MORO

13 productos

Mostrando 1-13 de 13 artículo(s)
La Felisa 2019 La Felisa 2019

La Felisa 2019

Precio 19,97 €
There are not enough products in stock