Terrazas de los Andes

A más de 1.000 metros de altitud, Terrazas de los Andes orquesta las fuerzas extremas de la naturaleza para crear vinos con una armonía única.

Año de fundación: 1996

Viñedo propio: 537 hectáreas

Ubicación: Cochabamba y Thames, M5509, Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina

Web: www.terrazasdelosandes.com

Los orígenes de Terrazas de los Andes se remontan a 1850 cuando el llamado Malbec “de uva francesa” llegó a Argentina gracias a Michel Aimé Pouget, un ingeniero agrónomo francés que tuvo que emigrar a Chile y posteriormente a Mendoza, llevando consigo algunas variedades de uva europeas.

En 1898, Sotero Arizu construyó los pilares de la bodega actual en el corazón de Perdriel, frente al imponente Cordón del Plata, donde se concentra el cultivo de las mejores uvas tintas de Mendoza. Arizu fue pionero en la producción y comercialización de los vinos argentinos. 

A finales de los 50, Moët & Chandon decidió enviar a su director de enología, Renaud Poirier, para investigar el potencial de la región. En 1960, el prestigioso grupo francés inauguró su primera filial en Mendoza. Tras varias décadas de experiencia en la elaboración de vinos, en 1996, nació la bodega Terrazas de los Andes en las antiguas instalaciones levantadas por Sotero Arizu.

Con una arquitectura histórica preservada del siglo XIX, unida a la mejor tecnología, la bodega se encuentra rodeada por un paisaje sin igual entre las altas cumbres de los Andes. Sus viñedos están ubicados en el corazón de los valles Luján de Cuyo y Uco de Mendoza, sometidos a un clima de gran altitud donde las precipitaciones son escasas y los suelos pobres, obligando a las cepas a trabajar arduamente, dando lugar a uvas de sabor concentrado.

Para cada variedad, la bodega selecciona diferentes alturas en cada viñedo: Chardonnay a 1.200 metros de altitud, Malbec a 1.067m, Cabernet Sauvignon a 980m, y Syrah a 800m., lo que contribuye a alcanzar la expresión más pura de cada vino. Además, el crecimiento en terrazas les permite trabajar con 8 “micro-terroirs” para una mayor diversidad.

Sus dos primeros vinos fueron lanzados en 1999: el Reserva Malbec y el Gran Malbec (rebautizado en 2010 como Single Vineyard). Desde entonces, el Malbec se ha convertido en una de las principales encarnaciones de la identidad argentina, ofreciendo una gran diversidad de expresiones y taninos de alta calidad, apreciados por su carácter sedoso y dulce y su amplitud en boca.

En 2018, el IWSC nombró a la bodega “Productor de Vino Argentino del Año” y le otorgó el Trofeo al Malbec 2018. El trabajo excelente de Terrazas de los Andes ha supuesto la revelación de los vinos argentinos en el mundo.

Año de fundación: 1996

Viñedo propio: 537 hectáreas

Ubicación: Cochabamba y Thames, M5509, Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina

Web: terrazasdelosandes.com

Los orígenes de Terrazas de los Andes se remontan a 1850 cuando el llamado Malbec “de uva francesa” llegó a Argentina gracias a Michel Aimé Pouget, un ingeniero agrónomo francés que tuvo que emigrar a Chile y posteriormente a Mendoza, llevando consigo algunas variedades de uva europeas.

En 1898, Sotero Arizu construyó los pilares de la bodega actual en el corazón de Perdriel, frente al imponente Cordón del Plata, donde se concentra el cultivo de las mejores uvas tintas de Mendoza. Arizu fue pionero en la producción y comercialización de los vinos argentinos. 

A finales de los 50, Moët & Chandon decidió enviar a su director de enología, Renaud Poirier, para investigar el potencial de la región. En 1960, el prestigioso grupo francés inauguró su primera filial en Mendoza. Tras varias décadas de experiencia en la elaboración de vinos, en 1996, nació la bodega Terrazas de los Andes en las antiguas instalaciones levantadas por Sotero Arizu.

Con una arquitectura histórica preservada del siglo XIX, unida a la mejor tecnología, la bodega se encuentra rodeada por un paisaje sin igual entre las altas cumbres de los Andes. Sus viñedos están ubicados en el corazón de los valles Luján de Cuyo y Uco de Mendoza, sometidos a un clima de gran altitud donde las precipitaciones son escasas y los suelos pobres, obligando a las cepas a trabajar arduamente, dando lugar a uvas de sabor concentrado.

Para cada variedad, la bodega selecciona diferentes alturas en cada viñedo: Chardonnay a 1.200 metros de altitud, Malbec a 1.067m, Cabernet Sauvignon a 980m, y Syrah a 800m., lo que contribuye a alcanzar la expresión más pura de cada vino. Además, el crecimiento en terrazas les permite trabajar con 8 “micro-terroirs” para una mayor diversidad.

Sus dos primeros vinos fueron lanzados en 1999: el Reserva Malbec y el Gran Malbec (rebautizado en 2010 como Single Vineyard). Desde entonces, el Malbec se ha convertido en una de las principales encarnaciones de la identidad argentina, ofreciendo una gran diversidad de expresiones y taninos de alta calidad, apreciados por su carácter sedoso y dulce y su amplitud en boca.

En 2018, el IWSC nombró a la bodega “Productor de Vino Argentino del Año” y le otorgó el Trofeo al Malbec 2018. El trabajo excelente de Terrazas de los Andes ha supuesto la revelación de los vinos argentinos en el mundo.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

Los orígenes de Terrazas de los Andes se remontan a 1850 cuando el llamado Malbec “de uva francesa” llegó a Argentina gracias a Michel Aimé Pouget, un ingeniero agrónomo francés que tuvo que emigrar a Chile y posteriormente a Mendoza, llevando consigo algunas variedades de uva europeas.

En 1898, Sotero Arizu construyó los pilares de la bodega actual en el corazón de Perdriel, frente al imponente Cordón del Plata, donde se concentra el cultivo de las mejores uvas tintas de Mendoza. Arizu fue pionero en la producción y comercialización de los vinos argentinos. 

A finales de los 50, Moët & Chandon decidió enviar a su director de enología, Renaud Poirier, para investigar el potencial de la región. En 1960, el prestigioso grupo francés inauguró su primera filial en Mendoza. Tras varias décadas de experiencia en la elaboración de vinos, en 1996, nació la bodega Terrazas de los Andes en las antiguas instalaciones levantadas por Sotero Arizu.

Con una arquitectura histórica preservada del siglo XIX, unida a la mejor tecnología, la bodega se encuentra rodeada por un paisaje sin igual entre las altas cumbres de los Andes. Sus viñedos están ubicados en el corazón de los valles Luján de Cuyo y Uco de Mendoza, sometidos a un clima de gran altitud donde las precipitaciones son escasas y los suelos pobres, obligando a las cepas a trabajar arduamente, dando lugar a uvas de sabor concentrado.

Para cada variedad, la bodega selecciona diferentes alturas en cada viñedo: Chardonnay a 1.200 metros de altitud, Malbec a 1.067m, Cabernet Sauvignon a 980m, y Syrah a 800m., lo que contribuye a alcanzar la expresión más pura de cada vino. Además, el crecimiento en terrazas les permite trabajar con 8 “micro-terroirs” para una mayor diversidad.

Sus dos primeros vinos fueron lanzados en 1999: el Reserva Malbec y el Gran Malbec (rebautizado en 2010 como Single Vineyard). Desde entonces, el Malbec se ha convertido en una de las principales encarnaciones de la identidad argentina, ofreciendo una gran diversidad de expresiones y taninos de alta calidad, apreciados por su carácter sedoso y dulce y su amplitud en boca.

En 2018, el IWSC nombró a la bodega “Productor de Vino Argentino del Año” y le otorgó el Trofeo al Malbec 2018. El trabajo excelente de Terrazas de los Andes ha supuesto la revelación de los vinos argentinos en el mundo.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA TODOS LOS VINOS DE TERRAZAS DE LOS ANDES

1 producto

Mostrando 1-1 de 1 artículo(s)