Glenmorangie

El nombre de Glenmorangie procede del gaélico Gleann Mòr na Sìth, traducido como “el valle de la tranquilidad”, en honor al paisaje que ofrecen los Highlands al norte de Escocia, en la localidad costera de Tain, donde todo apunta a que las bebidas alcohólicas ya se elaboraban desde la Edad Media.

Año de fundación: 1843

Producción: 10 millones de botellas anuales

Ubicación: A9, Tain IV19 1PZ, Reino Unido

Web: www.glenmorangie.com

En la década de 1730 se construyó una fábrica de cerveza bajo el nombre de Morangie Farm. Esta antigua cervecería fue comprada un siglo después por William Matheson y su esposa Anne. Corría el año 1843 cuando obtuvieron su primera licencia para elaborar whisky de malta. Este matrimonio remodeló la fábrica, renombrándola como Glenmorangie, e incorporó dos alambiques altísimos (5.14 metros, equivalentes al cuello de una jirafa adulta) capaces de producir un destilado de malta más puro y extremadamente ligero. Desde entonces hasta día de hoy, Glenmorangie posee los alambiques de cobre más altos de toda Escocia. Tanto es así que la figura de la jirafa se ha convertido en un símbolo muy querido de la marca, además de haber contribuido a la protección de estos majestuosos animales en el mundo.

Pronto sus destilados empezaron a ganar fama y, gracias a la llegada del ferrocarril en Tain en 1862, sus whiskies encontraron una ruta para llegar al resto del mundo.

Ya durante el siglo XX, la empresa cambiaría de manos. En 1918, fue comprada por su principal cliente, Leith Macdonald & Muir, quien la mantendría durante casi 90 años. En ese periodo, logró sobrevivir a La Gran Depresión, la Ley Seca y las Guerras Mundiales y, a partir de 1948, la destilería volvió a florecer con la expansión económica. En 2004 atrajo la atención del grupo Louis Vuitton Moët Hennessy quien acabó adquiriendo la empresa por valor de cerca de 300 millones de libras.

Para la elaboración de Glenmorangie, se utiliza únicamente cebada escocesa y agua. El grano es suministrado por la cooperativa de agricultores Highland Gran Ltd, mientras que el agua procede de su propia fuente Tarlogie Springs, situada en Tarlogie Hills. Es su activo más preciado, un manantial natural producto de la lluvia que se ha ido abriendo paso a través de la piedra caliza y arenisca durante más de un siglo, otorgando al agua una gran riqueza de minerales que la vuelven única.

Durante mucho tiempo, el proceso de destilación de Glenmorangie fue llevado a cabo por un equipo de 16 personas, conocido como Los Dieciséis Hombres de Tain, quienes trabajaban prácticamente durante todo el año. Desde 2008, con la expansión de la producción, el equipo se amplió a 24, refiriéndose a ellos como The Men of Tain.

Maestros en la maduración de su Whisky, seleccionan las más finas barricas de roble americano. La madera procede de los árboles que crecen en el bosque de Ozark de Missouri, en Estados Unidos. Otro apunte diferenciador es que solo utilizan las barricas un máximo de dos veces, asegurando un sabor muy suave, ya que el 60% del mismo, así como el aroma y sabor, procede de la barrica, mientras que el resto proviene de la destilación.

Glenmorangie es única en la elaboración de Whisky uniendo tradición con innovación. Produce 10 millones de botellas al año y es desde 1983 la destilería de Single Malt con más ventas en Escocia. Una excelente bebida que merece la pena probar por su singularidad, historia y los innumerables premios cosechados.

Año de fundación: 1843

Producción: 10 millones de botellas anuales

Ubicación: A9, Tain IV19 1PZ, Reino Unido

Web: www.glenmorangie.com

En la década de 1730 se construyó una fábrica de cerveza bajo el nombre de Morangie Farm. Esta antigua cervecería fue comprada un siglo después por William Matheson y su esposa Anne. Corría el año 1843 cuando obtuvieron su primera licencia para elaborar whisky de malta. Este matrimonio remodeló la fábrica, renombrándola como Glenmorangie, e incorporó dos alambiques altísimos (5.14 metros, equivalentes al cuello de una jirafa adulta) capaces de producir un destilado de malta más puro y extremadamente ligero. Desde entonces hasta día de hoy, Glenmorangie posee los alambiques de cobre más altos de toda Escocia. Tanto es así que la figura de la jirafa se ha convertido en un símbolo muy querido de la marca, además de haber contribuido a la protección de estos majestuosos animales en el mundo.

Pronto sus destilados empezaron a ganar fama y, gracias a la llegada del ferrocarril en Tain en 1862, sus whiskies encontraron una ruta para llegar al resto del mundo.

Ya durante el siglo XX, la empresa cambiaría de manos. En 1918, fue comprada por su principal cliente, Leith Macdonald & Muir, quien la mantendría durante casi 90 años. En ese periodo, logró sobrevivir a La Gran Depresión, la Ley Seca y las Guerras Mundiales y, a partir de 1948, la destilería volvió a florecer con la expansión económica. En 2004 atrajo la atención del grupo Louis Vuitton Moët Hennessy quien acabó adquiriendo la empresa por valor de cerca de 300 millones de libras.

Para la elaboración de Glenmorangie, se utiliza únicamente cebada escocesa y agua. El grano es suministrado por la cooperativa de agricultores Highland Gran Ltd, mientras que el agua procede de su propia fuente Tarlogie Springs, situada en Tarlogie Hills. Es su activo más preciado, un manantial natural producto de la lluvia que se ha ido abriendo paso a través de la piedra caliza y arenisca durante más de un siglo, otorgando al agua una gran riqueza de minerales que la vuelven única.

Durante mucho tiempo, el proceso de destilación de Glenmorangie fue llevado a cabo por un equipo de 16 personas, conocido como Los Dieciséis Hombres de Tain, quienes trabajaban prácticamente durante todo el año. Desde 2008, con la expansión de la producción, el equipo se amplió a 24, refiriéndose a ellos como The Men of Tain.

Maestros en la maduración de su Whisky, seleccionan las más finas barricas de roble americano. La madera procede de los árboles que crecen en el bosque de Ozark de Missouri, en Estados Unidos. Otro apunte diferenciador es que solo utilizan las barricas un máximo de dos veces, asegurando un sabor muy suave, ya que el 60% del mismo, así como el aroma y sabor, procede de la barrica, mientras que el resto proviene de la destilación.

Glenmorangie es única en la elaboración de Whisky uniendo tradición con innovación. Produce 10 millones de botellas al año y es desde 1983 la destilería de Single Malt con más ventas en Escocia. Una excelente bebida que merece la pena probar por su singularidad, historia y los innumerables premios cosechados.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

En la década de 1730 se construyó una fábrica de cerveza bajo el nombre de Morangie Farm. Esta antigua cervecería fue comprada un siglo después por William Matheson y su esposa Anne. Corría el año 1843 cuando obtuvieron su primera licencia para elaborar whisky de malta. Este matrimonio remodeló la fábrica, renombrándola como Glenmorangie, e incorporó dos alambiques altísimos (5.14 metros, equivalentes al cuello de una jirafa adulta) capaces de producir un destilado de malta más puro y extremadamente ligero. Desde entonces hasta día de hoy, Glenmorangie posee los alambiques de cobre más altos de toda Escocia. Tanto es así que la figura de la jirafa se ha convertido en un símbolo muy querido de la marca, además de haber contribuido a la protección de estos majestuosos animales en el mundo.

Pronto sus destilados empezaron a ganar fama y, gracias a la llegada del ferrocarril en Tain en 1862, sus whiskies encontraron una ruta para llegar al resto del mundo.

Ya durante el siglo XX, la empresa cambiaría de manos. En 1918, fue comprada por su principal cliente, Leith Macdonald & Muir, quien la mantendría durante casi 90 años. En ese periodo, logró sobrevivir a La Gran Depresión, la Ley Seca y las Guerras Mundiales y, a partir de 1948, la destilería volvió a florecer con la expansión económica. En 2004 atrajo la atención del grupo Louis Vuitton Moët Hennessy quien acabó adquiriendo la empresa por valor de cerca de 300 millones de libras.

Para la elaboración de Glenmorangie, se utiliza únicamente cebada escocesa y agua. El grano es suministrado por la cooperativa de agricultores Highland Gran Ltd, mientras que el agua procede de su propia fuente Tarlogie Springs, situada en Tarlogie Hills. Es su activo más preciado, un manantial natural producto de la lluvia que se ha ido abriendo paso a través de la piedra caliza y arenisca durante más de un siglo, otorgando al agua una gran riqueza de minerales que la vuelven única.

Durante mucho tiempo, el proceso de destilación de Glenmorangie fue llevado a cabo por un equipo de 16 personas, conocido como Los Dieciséis Hombres de Tain, quienes trabajaban prácticamente durante todo el año. Desde 2008, con la expansión de la producción, el equipo se amplió a 24, refiriéndose a ellos como The Men of Tain.

Maestros en la maduración de su Whisky, seleccionan las más finas barricas de roble americano. La madera procede de los árboles que crecen en el bosque de Ozark de Missouri, en Estados Unidos. Otro apunte diferenciador es que solo utilizan las barricas un máximo de dos veces, asegurando un sabor muy suave, ya que el 60% del mismo, así como el aroma y sabor, procede de la barrica, mientras que el resto proviene de la destilación.

Glenmorangie es única en la elaboración de Whisky uniendo tradición con innovación. Produce 10 millones de botellas al año y es desde 1983 la destilería de Single Malt con más ventas en Escocia. Una excelente bebida que merece la pena probar por su singularidad, historia y los innumerables premios cosechados.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA LOS WHISKIES DE GLENMORANGIE

6 productos

Mostrando 1-6 de 6 artículo(s)