Pintia

Pintia es la bodega en Toro de la familia Álvarez, propietarios de Vega Sicilia, en la que se elabora un único vino, Pintia, con el que han conseguido ser referencia de calidad y elegancia en la zona de Toro.

Año de fundación: 2001

Viñedo propio: 106 hectáreas

Ubicación: Ctra. San Román a Morales, s/n, Valladolid, 47530, España

Web: temposvegasicilia.com

El éxito de Vega Sicilia en la Ribera del Duero llevó a la familia Álvarez a seguir elaborando más vinos de calidad. En 1995, coincidiendo con el estreno de la primera añada de Alión, empezó a fraguarse el proyecto de Pintia. La familia, firme defensora del Duero como gran río vitivinícola, decidió explorar la zona de Toro. Eran tierras poco conocidas hasta ese momento, pero con siglos de tradición en la elaboración de vinos.

La familia Álvarez reconoció el potencial de la región y, entre los años 1997 y 2000, comenzó a comprar viñedos viejos de 25-50 años de edad, hasta completar las 106 hectáreas de viña que posee en la actualidad. A lo largo de este periodo, se estudió minuciosamente el potencial de los vinos de Toro donde lo más importante era crear elegancia, conservando la fruta de la uva, y envejeciendo con el máximo cuidado. Así, la firma empezó la construcción de la bodega para la elaboración y crianza de su primera añada Pintia.

Como resultado, la primera vendimia se lanzó a la venta en 2004 con 40.000 botellas de la cosecha 2001. Pintia nació con un espíritu joven, intenso y rompedor, y se convirtió en el carácter independiente de la familia Vega Sicilia.

Diez años más tarde, la producción se ha multiplicado hasta las 300.000 botellas. Orgullosa de su origen, la familia Álvarez supo reinterpretar la cultura Vega Sicilia de una manera atrevida e innovadora, liderando el surgimiento de una nueva generación de vinos de Toro.

Año de fundación: 2001

Viñedo propio: 106 hectáreas

Ubicación: Ctra. San Román a Morales, s/n, Valladolid, 47530, España

Web: temposvegasicilia.com

El éxito de Vega Sicilia en la Ribera del Duero llevó a la familia Álvarez a seguir elaborando más vinos de calidad. En 1995, coincidiendo con el estreno de la primera añada de Alión, empezó a fraguarse el proyecto de Pintia. La familia, firme defensora del Duero como gran río vitivinícola, decidió explorar la zona de Toro. Eran tierras poco conocidas hasta ese momento, pero con siglos de tradición en la elaboración de vinos.

La familia Álvarez reconoció el potencial de la región y, entre los años 1997 y 2000, comenzó a comprar viñedos viejos de 25-50 años de edad, hasta completar las 106 hectáreas de viña que posee en la actualidad. A lo largo de este periodo, se estudió minuciosamente el potencial de los vinos de Toro donde lo más importante era crear elegancia, conservando la fruta de la uva, y envejeciendo con el máximo cuidado. Así, la firma empezó la construcción de la bodega para la elaboración y crianza de su primera añada Pintia.

Como resultado, la primera vendimia se lanzó a la venta en 2004 con 40.000 botellas de la cosecha 2001. Pintia nació con un espíritu joven, intenso y rompedor, y se convirtió en el carácter independiente de la familia Vega Sicilia.

Diez años más tarde, la producción se ha multiplicado hasta las 300.000 botellas. Orgullosa de su origen, la familia Álvarez supo reinterpretar la cultura Vega Sicilia de una manera atrevida e innovadora, liderando el surgimiento de una nueva generación de vinos de Toro.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

El éxito de Vega Sicilia en la Ribera del Duero llevó a la familia Álvarez a seguir elaborando más vinos de calidad. En 1995, coincidiendo con el estreno de la primera añada de Alión, empezó a fraguarse el proyecto de Pintia. La familia, firme defensora del Duero como gran río vitivinícola, decidió explorar la zona de Toro. Eran tierras poco conocidas hasta ese momento, pero con siglos de tradición en la elaboración de vinos.

La familia Álvarez reconoció el potencial de la región y, entre los años 1997 y 2000, comenzó a comprar viñedos viejos de 25-50 años de edad, hasta completar las 106 hectáreas de viña que posee en la actualidad. A lo largo de este periodo, se estudió minuciosamente el potencial de los vinos de Toro donde lo más importante era crear elegancia, conservando la fruta de la uva, y envejeciendo con el máximo cuidado. Así, la firma empezó la construcción de la bodega para la elaboración y crianza de su primera añada Pintia.

Como resultado, la primera vendimia se lanzó a la venta en 2004 con 40.000 botellas de la cosecha 2001. Pintia nació con un espíritu joven, intenso y rompedor, y se convirtió en el carácter independiente de la familia Vega Sicilia.

Diez años más tarde, la producción se ha multiplicado hasta las 300.000 botellas. Orgullosa de su origen, la familia Álvarez supo reinterpretar la cultura Vega Sicilia de una manera atrevida e innovadora, liderando el surgimiento de una nueva generación de vinos de Toro.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA LOS VINOS DE PINTIA

1 producto

Mostrando 1-1 de 1 artículo(s)