Numanthia Termes

Creada en 1998 por la familia Eguren, la bodega Numanthia Termes se encuentra en el pequeño pueblo de Valdefinjas, en el corazón de la Denominación de Origen Toro.

Año de fundación: 1998

Viñedo propio: 49 hectáreas

Ubicación: C/ Real s/n, Valdefinjas,  Zamora, 49882, España

Web: www.numanthia.com

No podemos entender la historia de esta bodega, sin hablar antes de la historia de la región de Toro, la cual presume de una larga tradición vinícola. Algunas pruebas avalan la elaboración de vinos ya en el siglo I a.C., en manos de tribus celtas y comerciantes griegos. Una tradición que se vería amenazada en toda Europa por la plaga de la filoxera, ese poderoso parásito de la vid que, afortunadamente, nunca llegó a afectar en la comarca de Toro puesto que sus viñedos crecen sobre suelo arenoso.

Sería en 1987 cuando se crearía su propia Denominación de Origen y, una década después, en 1998, los hermanos riojanos Eguren fundarían la Bodega Numanthia. Un homenaje a la antigua ciudad de Numancia cuyos habitantes escogieron la muerte antes que rendirse ante la invasión romana, al igual que las vides de Tinta de Toro opusieron resistencia a la filoxera.

A día de hoy, Numanthia se enorgullece de contar con gran cantidad de viñas sin injertar de más de un siglo de antigüedad. La bodega ofrece la oportunidad de conocer la región de Toro, su especial terroir y su uva autóctona, y disfrutar de unos vinos únicos, suculentos y potentes, cargados de historia. Sin duda, el gran valor de la tierra de Toro son sus viñedos y Numanthia posee casi 50 héctareas de ellos. Son viñedos con una edad media de 70 años y un rendimiento muy bajo que se adaptan a un clima extremo, lo que limita su producción pero a cambio regala una alta concentración de fruta y estructura, así como elegancia y la fuerza característica de este terruño.

Los fundadores de Numanthia lograron crear un icono en la región de Toro. Su vino Termanthia 2004 fue bendecido con un 100 sobre 100 por el gurú mundial del vino, Robert Parker; un hecho insólito. En 2008, la bodega fue adquirida por el grupo LVMH (Louis Vuitton Moët-Hennessy) convirtiéndose definitivamente en una firma lujosa del vino, manteniendo, eso sí, su seña de identidad y las cotas de calidad que infundió la familia Eguren.

Año de fundación: 1998

Viñedo propio: 49 hectáreas

Ubicación: C/ Real s/n, Valdefinjas,  Zamora, 49882, España

Web: www.numanthia.com

No podemos entender la historia de esta bodega, sin hablar antes de la historia de la región de Toro, la cual presume de una larga tradición vinícola. Algunas pruebas avalan la elaboración de vinos ya en el siglo I a.C., en manos de tribus celtas y comerciantes griegos. Una tradición que se vería amenazada en toda Europa por la plaga de la filoxera, ese poderoso parásito de la vid que, afortunadamente, nunca llegó a afectar en la comarca de Toro puesto que sus viñedos crecen sobre suelo arenoso.

Sería en 1987 cuando se crearía su propia Denominación de Origen y, una década después, en 1998, los hermanos riojanos Eguren fundarían la Bodega Numanthia. Un homenaje a la antigua ciudad de Numancia cuyos habitantes escogieron la muerte antes que rendirse ante la invasión romana, al igual que las vides de Tinta de Toro opusieron resistencia a la filoxera.

A día de hoy, Numanthia se enorgullece de contar con gran cantidad de viñas sin injertar de más de un siglo de antigüedad. La bodega ofrece la oportunidad de conocer la región de Toro, su especial terroir y su uva autóctona, y disfrutar de unos vinos únicos, suculentos y potentes, cargados de historia. Sin duda, el gran valor de la tierra de Toro son sus viñedos y Numanthia posee casi 50 héctareas de ellos. Son viñedos con una edad media de 70 años y un rendimiento muy bajo que se adaptan a un clima extremo, lo que limita su producción pero a cambio regala una alta concentración de fruta y estructura, así como elegancia y la fuerza característica de este terruño.

Los fundadores de Numanthia lograron crear un icono en la región de Toro. Su vino Termanthia 2004 fue bendecido con un 100 sobre 100 por el gurú mundial del vino, Robert Parker; un hecho insólito. En 2008, la bodega fue adquirida por el grupo LVMH (Louis Vuitton Moët-Hennessy) convirtiéndose definitivamente en una firma lujosa del vino, manteniendo, eso sí, su seña de identidad y las cotas de calidad que infundió la familia Eguren.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

No podemos entender la historia de esta bodega, sin hablar antes de la historia de la región de Toro, la cual presume de una larga tradición vinícola. Algunas pruebas avalan la elaboración de vinos ya en el siglo I a.C., en manos de tribus celtas y comerciantes griegos. Una tradición que se vería amenazada en toda Europa por la plaga de la filoxera, ese poderoso parásito de la vid que, afortunadamente, nunca llegó a afectar en la comarca de Toro puesto que sus viñedos crecen sobre suelo arenoso.

Sería en 1987 cuando se crearía su propia Denominación de Origen y, una década después, en 1998, los hermanos riojanos Eguren fundarían la Bodega Numanthia. Un homenaje a la antigua ciudad de Numancia cuyos habitantes escogieron la muerte antes que rendirse ante la invasión romana, al igual que las vides de Tinta de Toro opusieron resistencia a la filoxera.

A día de hoy, Numanthia se enorgullece de contar con gran cantidad de viñas sin injertar de más de un siglo de antigüedad. La bodega ofrece la oportunidad de conocer la región de Toro, su especial terroir y su uva autóctona, y disfrutar de unos vinos únicos, suculentos y potentes, cargados de historia. Sin duda, el gran valor de la tierra de Toro son sus viñedos y Numanthia posee casi 50 héctareas de ellos. Son viñedos con una edad media de 70 años y un rendimiento muy bajo que se adaptan a un clima extremo, lo que limita su producción pero a cambio regala una alta concentración de fruta y estructura, así como elegancia y la fuerza característica de este terruño.

Los fundadores de Numanthia lograron crear un icono en la región de Toro. Su vino Termanthia 2004 fue bendecido con un 100 sobre 100 por el gurú mundial del vino, Robert Parker; un hecho insólito. En 2008, la bodega fue adquirida por el grupo LVMH (Louis Vuitton Moët-Hennessy) convirtiéndose definitivamente en una firma lujosa del vino, manteniendo, eso sí, su seña de identidad y las cotas de calidad que infundió la familia Eguren.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA TODOS LOS VINOS DE NUMANTHIA

5 productos

Mostrando 1-5 de 5 artículo(s)