San Valentín: el vino y el amor

El vino y el amor, del dios Baco a San Valentín

Vino y amor son pasión y deseo, ya lo decían Celtas Cortos en su canción Amor al Vino o Nicanor Parra en sus Coplas del Vino, donde afirmaba que no hay nada mejor que el tomado entre almas gemelas. Siempre se ha asociado el vino al placer, al igual que el amor y ¡quién no ha caído en ambos! El vino lo que hace es duplicar la sensación de pasión y romanticismo entre los enamorados. Y como hay uno idóneo para cada ocasión, podrás escoger el más adecuado para ese momento especial.

¿Quién no celebra el día de los enamorados con una copa de vino romántico? Si queremos hacer la comida o la cena perfecta, ¡un vino es obligatorio! Si te fijas su consumo viene desde tiempos antiguos y todavía hace en nosotros el efecto perfecto para disfrutar de la vida… y también del amor. Incluso si no tienes ninguna idea para regalar a tu pareja, un buen vino es la solución ideal.

Propiedades del vino en el amor

En el ámbito amoroso… el vino tenía propiedades medicinales para hombres y mujeres desde la Antigüedad. En el caso de los hombres se pensaba que era un excelente vasodilatador, lo cual se traducía en una clara mejora en las relaciones sexuales. Mientras que en las mujeres aumentaba el deseo, es decir, el apetito sexual. ¡Amor y vino eran una combinación explosiva!

El vino, además de ser un excelente antioxidante y un notable protector cardíaco, también es un potente afrodisíaco si se toma en su justa medida. Lo más recomendable según los expertos es tomarse dos copitas para conseguir tales efectos y disfrutar al máximo de sus beneficios. Siempre ha tenido grandes incondicionales y, de hecho, como decía el matemático y poeta Omar Khayâm “si los amantes del vino y del amor van al infierno… vacío debe estar el paraíso”.

De Baco a San Valentín

El primero en aparecer en la Historia fue Baco o Dionisio, el dios del vino, venerado tanto por hombres como por mujeres. Se celebraban fiestas en su honor y tú mismo también lo conmemoras cada vez que brindas con una copa de vino en la mano. Pero con el paso de los siglos otro personaje, en este caso humano, ha eclipsado a Baco, y este es San Valentín.

San Valentín murió un 14 de febrero, ejecutado por no querer abandonar el cristianismo, además de por casar a parejas a hurtadillas, a costa de su propia vida. Sin embargo, la cosa no le fue bien, lo descubrieron y finalmente fue decapitado. No obstante, se ha convertido en todo un símbolo del amor, pero… ¡y el vino! ¿Qué es el amor sin una buena copa de vino?

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES. Pinche en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies