Historia del vino: Introducción

Introducción al origen del vino. Primera parte de la historia.

Cuenta la leyenda que el dios Baco fue quien instruyó a los seres humanos en el arte del cultivo de las vides. Y posteriormente les enseñó cómo era la elaboración del vino. Siendo realistas y ciñéndonos a las fuentes escritas antiguas… no tenemos el nombre de quien ha creado esta deliciosa bebida. Se cree que en realidad su elaboración fue un hecho fortuito, simplemente cayó el fruto y fermentó con el tiempo, dando lugar a un delicioso brebaje de color oscuro. Este hecho es el que dio origen al comienzo de la curiosa historia del vino.

Parece que hay evidencias arqueológicas de que la historia del vino comenzó en el Neolítico. Un buen ejemplo es la jarra de vino Firuz Tepe Haji, la evidencia más antigua de su existencia y que data del 6000 a. C. Griegos y egipcios también disfrutaron de él, aunque de una forma diferente a la actual, pues normalmente lo mezclaban con agua. Era protagonista en banquetes y sacrificios, así como en las celebraciones más destacadas. Los romanos también disfrutaron de este elixir y así fueron grandes adoradores de Baco, el dios del vino.

La leyenda persa del origen del vino

Existe una leyenda persa del 4000 a. C. sobre la historia del vino un tanto curiosa. Esta nos relata que el rey Djemchid era un gran apasionado de las uvas y siempre necesitaba comer de este fruto, ¡todos los días! Exigía a sus sirvientes que siempre las tuvieran disponibles e incluso se las traían de otras partes del mundo para que el rey las pudiera comer durante todo el año. Un día una de las tinajas en las que se depositaban las uvas quedó olvidada y con el paso del tiempo estas fermentaron. Los sirvientes se dieron cuenta y retiraron a la cocina la tinaja.

Este rey tenía numerosas esposas, pero una de ellas, de la cual se desconoce su nombre, estaba muy deprimida y se quiso suicidar. Sin embargo, esta princesa no era capaz de hacerlo, pero un día en el que no podía con su angustia, decidió terminar con su vida y se fue a la cocina, donde vio la tinaja de vino y tomó parte de ella pensando que era veneno. Cuál fue la sorpresa de todos cuando vieron a la princesa bailar y cantar… inmediatamente el rey Djemchid se informó de lo ocurrido y convirtió al vino en la medicina del reino. Sin duda, una bonita historia del vino que ha llegado hasta nosotros.

Continuará…

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES. Pinche en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies