Loimer

Fred Loimer comenzó siendo la “oveja negra” de una familia de viticultores instalada en Langenlois. A día de hoy se ha convertido en uno de los nombres más admirados de toda Austria.

Año de fundación: 1997

Viñedo propio: 65 hectáreas

Ubicación: Walterstraße 10, Langenlois, 3550, Austria

Web: www.loimer.at

Comenzó a trabajar con su padre Alfred en 1988 después de completar sus estudios de enología en Klosterneuburg y trabajar para varias bodegas como Nahe en Alemania o Schug en California.

A principios de la década de 1990, provocó un revuelo en la región cuando llevó a cabo su primera acción atrevida de criar la uva insigne de Austria, la Grüner Veltliner, en barricas de roble. 

En 1998, se hizo cargo de la bodega familiar y compró el sótano del castillo Haindorf, en las afueras de Langenlois. Una auténtica Lößkeller de 150 años, excavada a mano y levantada con paredes de piedra.

Desde entonces, cada paso que dio se convirtió en un pequeño hito en la trayectoria de la bodega y de su propio nombre, que a día de hoy se ha convertido en uno de los más admirados de toda Austria.

Fue pionero en utilizar un nuevo etiquetado en las botellas que rompía con la línea enológica de la zona. En el año 2010, con la ayuda del arquitecto Andreas Burghardt, construyó encima de la bodega subterránea, un modernísimo cubo negro cuyo ambiente es 100% minimalista, rompiendo así con todos los cánones de arquitectura del vino, al combinar la línea más moderna del momento, con las galerías antiquísimas y tradicionales del subterráneo. Dicho cubo actúa de sala de exposiciones y alberga oficinas.

No es de extrañar que con la llegada del nuevo siglo, Loimer apostara por una agricultura biodinámica. Estaba convencido de que la viticultura más cercana a la naturaleza protegía los suelos y los recursos, así como también aumentaba la calidad del vino. En 2006 fundó una comunidad de enólogos con certificación propia, RESPEKT, para implementar y fomenta la biodinámica, con una filosofía poco intervencionista, intentando siempre que los vinos se expresen naturalmente. A día de hoy, su bodega es todo un modelo de eficiencia energética.

Cuenta con 65 hectáreas de viñedo en los mejores suelos de Langenlois. Más de un 75% de su cosecha corresponde a las variedades Grüner Veltliner y Riesling, las principales variedades de Kamptal DAC, identificadas como parcelas premier cru con el símbolo 1ÖTW.

En 2004, amplió sus propiedades adquiriendo la tradicional bodega Schellmann. Desde entonces, sus vinos provienen no solo de Kamptal, sino también de viñedos alrededor de Gumpoldskirchen, una zona conocida como la Borgoña de Austria.

Año de fundación: 1997

Viñedo propio: 65 hectáreas

Ubicación: Walterstraße 10, Langenlois, 3550, Austria

Web: www.loimer.at

Comenzó a trabajar con su padre Alfred en 1988 después de completar sus estudios de enología en Klosterneuburg y trabajar para varias bodegas como Nahe en Alemania o Schug en California. Diez años después se hizo cargo de la bodega familiar y compró el sótano del castillo Haindorf, en las afueras de Langenlois. Una auténtica Lößkeller de 150 años, excavada a mano y levantada con paredes de piedra.

Desde entonces, cada paso que dio se convirtió en un pequeño hito en la trayectoria de la bodega y de su propio nombre, que a día de hoy se ha convertido en uno de los más admirados de toda Austria.

Fue pionero en utilizar un nuevo etiquetado en las botellas que rompía con la línea enológica de la zona. En el año 2010, con la ayuda del arquitecto Andreas Burghardt, construyó encima de la bodega subterránea, un modernísimo cubo negro cuyo ambiente es 100% minimalista, rompiendo así con todos los cánones de arquitectura del vino, al combinar la línea más moderna del momento, con las galerías antiquísimas y tradicionales del subterráneo. Dicho cubo actúa de sala de exposiciones y alberga oficinas.

No es de extrañar que con la llegada del nuevo siglo, Loimer apostara por una agricultura biodinámica. Estaba convencido de que la viticultura más cercana a la naturaleza protegía los suelos y los recursos, así como también aumentaba la calidad del vino. En 2006 fundó una comunidad de enólogos con certificación propia, RESPEKT, para implementar y fomenta la biodinámica, con una filosofía poco intervencionista, intentando siempre que los vinos se expresen naturalmente. A día de hoy, su bodega es todo un modelo de eficiencia energética.

Cuenta con 65 hectáreas de viñedo en los mejores suelos de Langenlois. Más de un 75% de su cosecha corresponde a las variedades Grüner Veltliner y Riesling, las principales variedades de Kamptal DAC, identificadas como parcelas premier cru con el símbolo 1ÖTW.

En 2004, amplió sus propiedades adquiriendo la tradicional bodega Schellmann. Desde entonces, sus vinos provienen no solo de Kamptal, sino también de viñedos alrededor de Gumpoldskirchen, una zona conocida como la Borgoña de Austria.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

Comenzó a trabajar con su padre Alfred en 1988 después de completar sus estudios de enología en Klosterneuburg y trabajar para varias bodegas como Nahe en Alemania o Schug en California. Diez años después se hizo cargo de la bodega familiar y compró el sótano del castillo Haindorf, en las afueras de Langenlois. Una auténtica Lößkeller de 150 años, excavada a mano y levantada con paredes de piedra.

Desde entonces, cada paso que dio se convirtió en un pequeño hito en la trayectoria de la bodega y de su propio nombre, que a día de hoy se ha convertido en uno de los más admirados de toda Austria.

Fue pionero en utilizar un nuevo etiquetado en las botellas que rompía con la línea enológica de la zona. En el año 2010, con la ayuda del arquitecto Andreas Burghardt, construyó encima de la bodega subterránea, un modernísimo cubo negro cuyo ambiente es 100% minimalista, rompiendo así con todos los cánones de arquitectura del vino, al combinar la línea más moderna del momento, con las galerías antiquísimas y tradicionales del subterráneo. Dicho cubo actúa de sala de exposiciones y alberga oficinas.

No es de extrañar que con la llegada del nuevo siglo, Loimer apostara por una agricultura biodinámica. Estaba convencido de que la viticultura más cercana a la naturaleza protegía los suelos y los recursos, así como también aumentaba la calidad del vino. En 2006 fundó una comunidad de enólogos con certificación propia, RESPEKT, para implementar y fomenta la biodinámica, con una filosofía poco intervencionista, intentando siempre que los vinos se expresen naturalmente. A día de hoy, su bodega es todo un modelo de eficiencia energética.

Cuenta con 65 hectáreas de viñedo en los mejores suelos de Langenlois. Más de un 75% de su cosecha corresponde a las variedades Grüner Veltliner y Riesling, las principales variedades de Kamptal DAC, identificadas como parcelas premier cru con el símbolo 1ÖTW.

En 2004, amplió sus propiedades adquiriendo la tradicional bodega Schellmann. Desde entonces, sus vinos provienen no solo de Kamptal, sino también de viñedos alrededor de Gumpoldskirchen, una zona conocida como la Borgoña de Austria.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA ESTOS VINOS DE FRED LOIMER

2 productos

Mostrando 1-2 de 2 artículo(s)
Loimer Langenloiser Grüner... Loimer Langenloiser Grüner Veltliner 2019

Loimer Langenloiser Grüner...

Precio 18,16 €
There are not enough products in stock
Loimer Ried Steinmassl... Loimer Ried Steinmassl Riesling 2017

91 PARKER

Loimer Ried Steinmassl...

Precio 37,59 €
There are not enough products in stock