VinosBIO Pedro Olivares

Tobar es el proyecto personal de Pedro Olivares que tiene como reto impulsar desde la calidad el espíritu de la Sierra de Segura, desde un punto de vista ecológico y biodinámico.

Año de fundación: 2005

Producción: 800 botellas

Ubicación: Avda. La Victoria 4. Los Llanos de Arriba, La Puerta de Segura, Jaén, 23360, España

Web: www.vinosbiopedroolivares.com

Este proyecto nace de la pasión y esfuerzo del enólogo Pedro Olivares. Aunque nacido en Valencia tras la decisión de sus padres de emigrar en busca de una vida mejor, se crio entre las albercas de la Sierra de Segura (Jaén) disfrutando durante las verbenas de verano y recogiendo aceitunas en los olivares de su familia durante el invierno.

Con los años, enfocó sus estudios a todo lo relacionado con el mundo del vino, formándose como enólogo y sumiller, hasta convertirse en un reconocido experto al frente de bodegas de Singapur, Nueva Zelanda o California. 

Fruto de este trabajo, nació su proyecto más mimado en aquella sierra jienense que le vio crecer: la bodega Tobar.

Todo comenzó en 2005 con una plantación de poco más de una hectárea. 3.000 plantas que buscaban un efecto claro: poca producción, pero una elevada concentración. El tipo de suelo, muy calcáreo por la piedra toba, así como los 800 metros de altitud donde se sitúa la bodega y la plantación de variedades procedentes de distintas partes del mundo como Seleccioné Shiraz, Petit Verdot, Monastrell, Mencía y Nebbiolo le permitió elaborar su famoso Entredicho, un vino muy especial, diferente a todo lo que encontramos en nuestro país.

Sus padres, Tina y Pedro, regresaron a la Sierra y hoy son los que cuidan de la bodega, ubicada en la aldea de los Llanos de Arriba. Un espacio pequeño, pero suficiente para elaborar vinos que rompen con todos los hitos y leyendas de una tierra que hasta entonces solo había visto reinar el aceite.

Para Pedro Olivares este proyecto cumple con una filosofía de vida, una manera de respetar y entender a la naturaleza. Sus vinos son muy personales, transmiten el carácter de la Sierra de Segura y proceden de un cultivo totalmente ecológico y natural, sin mecanización ni abonos. De principio a fin, los granos se separan del racimo a mano, se trabaja en el depósito de forma manual, la barrica se llena con cubos y tanto el embotellado como el etiquetado se realiza artesanalmente. Solo así nacen sus vinos con alma propia, convirtiéndose en lo que Pedro ha decidido denominar: “vinos Bio”.

Todos ellos con la denominación de Producción Ecológica otorgada por la Unión Europea y aptos para personas veganas.

Año de fundación: 2005

Producción: 800 botellas

Ubicación: Avda. La Victoria 4. Los Llanos de Arriba, La Puerta de Segura, Jaén, 23360, España

Web: vinosbiopedroolivares.com

Este proyecto nace de la pasión y esfuerzo del enólogo Pedro Olivares. Aunque nacido en Valencia tras la decisión de sus padres de emigrar en busca de una vida mejor, se crio entre las albercas de la Sierra de Segura (Jaén) disfrutando durante las verbenas de verano y recogiendo aceitunas en los olivares de su familia durante el invierno.

Con los años, enfocó sus estudios a todo lo relacionado con el mundo del vino, formándose como enólogo y sumiller, hasta convertirse en un reconocido experto al frente de bodegas de Singapur, Nueva Zelanda o California. 

Fruto de este trabajo, nació su proyecto más mimado en aquella sierra jienense que le vio crecer: la bodega Tobar.

Todo comenzó en 2005 con una plantación de poco más de una hectárea. 3.000 plantas que buscaban un efecto claro: poca producción, pero una elevada concentración. El tipo de suelo, muy calcáreo por la piedra toba, así como los 800 metros de altitud donde se sitúa la bodega y la plantación de variedades procedentes de distintas partes del mundo como Seleccioné Shiraz, Petit Verdot, Monastrell, Mencía y Nebbiolo le permitió elaborar su famoso Entredicho, un vino muy especial, diferente a todo lo que encontramos en nuestro país.

Sus padres, Tina y Pedro, regresaron a la Sierra y hoy son los que cuidan de la bodega, ubicada en la aldea de los Llanos de Arriba. Un espacio pequeño, pero suficiente para elaborar vinos que rompen con todos los hitos y leyendas de una tierra que hasta entonces solo había visto reinar el aceite.

Para Pedro Olivares este proyecto cumple con una filosofía de vida, una manera de respetar y entender a la naturaleza. Sus vinos son muy personales, transmiten el carácter de la Sierra de Segura y proceden de un cultivo totalmente ecológico y natural, sin mecanización ni abonos. De principio a fin, los granos se separan del racimo a mano, se trabaja en el depósito de forma manual, la barrica se llena con cubos y tanto el embotellado como el etiquetado se realiza artesanalmente. Solo así nacen sus vinos con alma propia, convirtiéndose en lo que Pedro ha decidido denominar: “vinos Bio”.

Todos ellos con la denominación de Producción Ecológica otorgada por la Unión Europea y aptos para personas veganas.

CONOCE A FONDO LA HISTORIA DE LA BODEGA

Este proyecto nace de la pasión y esfuerzo del enólogo Pedro Olivares. Aunque nacido en Valencia tras la decisión de sus padres de emigrar en busca de una vida mejor, se crio entre las albercas de la Sierra de Segura (Jaén) disfrutando durante las verbenas de verano y recogiendo aceitunas en los olivares de su familia durante el invierno.

Con los años, enfocó sus estudios a todo lo relacionado con el mundo del vino, formándose como enólogo y sumiller, hasta convertirse en un reconocido experto al frente de bodegas de Singapur, Nueva Zelanda o California. 

Fruto de este trabajo, nació su proyecto más mimado en aquella sierra jienense que le vio crecer: la bodega Tobar.

Todo comenzó en 2005 con una plantación de poco más de una hectárea. 3.000 plantas que buscaban un efecto claro: poca producción, pero una elevada concentración. El tipo de suelo, muy calcáreo por la piedra toba, así como los 800 metros de altitud donde se sitúa la bodega y la plantación de variedades procedentes de distintas partes del mundo como Seleccioné Shiraz, Petit Verdot, Monastrell, Mencía y Nebbiolo le permitió elaborar su famoso Entredicho, un vino muy especial, diferente a todo lo que encontramos en nuestro país.

Sus padres, Tina y Pedro, regresaron a la Sierra y hoy son los que cuidan de la bodega, ubicada en la aldea de los Llanos de Arriba. Un espacio pequeño, pero suficiente para elaborar vinos que rompen con todos los hitos y leyendas de una tierra que hasta entonces solo había visto reinar el aceite.

Para Pedro Olivares este proyecto cumple con una filosofía de vida, una manera de respetar y entender a la naturaleza. Sus vinos son muy personales, transmiten el carácter de la Sierra de Segura y proceden de un cultivo totalmente ecológico y natural, sin mecanización ni abonos. De principio a fin, los granos se separan del racimo a mano, se trabaja en el depósito de forma manual, la barrica se llena con cubos y tanto el embotellado como el etiquetado se realiza artesanalmente. Solo así nacen sus vinos con alma propia, convirtiéndose en lo que Pedro ha decidido denominar: “vinos Bio”.

Todos ellos con la denominación de Producción Ecológica otorgada por la Unión Europea y aptos para personas veganas.

DISTRIBUIMOS EN EXCLUSIVA ESTOS VINOS BIO DE PEDRO OLIVARES

1 producto

Mostrando 1-1 de 1 artículo(s)
Demorado 2020 Demorado 2020

Demorado 2020

Precio 25,00 €
There are not enough products in stock