C/ Duque de Calabria, 18
96 380 49 09
96 380 80 75

¿Es verdad que el vino mejora con los años?

¿Es mejor guardar las botellas de vino un tiempo antes de bebérnoslo? ¿O nos arriesgamos a echar a perder el vino?

DSC_0023-1024x683

Es hora de desmentir uno de los rumores más asociados al vino. Se dice que cuánto más tiempo pase, más bueno estará el vino. Como una especie de ritual. Pero siendo honestos, la gran mayoría de vinos no responden bien ante el paso del tiempo. Hay algunos que sí. Los grandes, como los vinos de Rioja, Burdeos o Borgoña. Pero incluso en estos casos, uno se pregunta cuánto tiempo necesita el vino parar mejorar. Y esto es algo que solo podrás descubrir cuando lo descorches y lo hagas maridar en tu paladar.

Lo cierto es que a veces puedes llevarte sorpresas desagradables en este camino. A veces comprar y guardar importantes botellas de vino durante varios años pensando que van a ganar complejidad puede resultar una mala inversión. El hecho de que un vino evolucione en estructura y mejore en sabor depende en gran medida de la variedad de uva, la acidez natural, los taninos y el tipo de suelo. Este último factor es tomado muy en serio por profesionales del sector que afirman que el suelo es determinante para el envejecimiento del vino, siendo los suelos de pizarra o granito los más agraciados para una evolución lenta y, en consecuencia, una mejora del vino; y los suelos arenosos, los menos afortunados en este sentido.

Otros factores que influyen en el vino con los años

No hay que olvidar que la temperatura y la luz que reciben las botellas de vino mientras se conservan también influyen en su evolución. Los expertos recomiendan su guarda en ambientes oscuros con temperatura constante (entre 13-14ºC a ser posible).

Los vinos habituales no suelen mejorar

Los vinos que se consumen habitualmente no tienen una duración de vida larga. La mayoría se deben beber entre 1 y 3 años de conservación. Especialmente cuando nos referimos a vinos jóvenes blancos y vinos rosados. Los blancos evolucionan a un color amarillento con el tiempo, lo que nos da una clara señal para sospechar sobre su estado. Al igual que ocurre con los vinos tintos, cuyo ribete violáceo se convierte en un tono más rojizo.

Disfruta del vino al momento

Por eso, desde Dicoval te animamos a que, cuando compres una botella de vino o te la regalen, no te la guardes para una lejana ocasión. Mejor disfruta del momento cuanto antes y compártelo con alguien para apurar la botella ese mismo día y disfrutar de todo su aroma.

Artículos Relacionados

Déjanos un comentario