C/ Duque de Calabria, 18
96 380 49 09
96 380 80 75

Decantar un vino, oxigenarlo o airearlo

¿Por qué en ocasiones el vino debe airearse u oxigenarse con decantadores? Te lo contamos en este artículo.

decantar-un-vino-1024x683

Seguro que en algunas ocasiones habéis oído hablar de “airear” u “oxigenar” el vino y entonces agarráis la copa y removéis el vino antes de catarlo. ¿Conocéis el motivo de esta acción?

Algunos vinos requieren de un tiempo cuando son descorchados, antes de consumirlos. A veces no podemos saberlo hasta que no los probamos. Esto es así, porque su larga permanencia en la botella después de su crianza provoca que el vino tenga esa sensación de “cerrado” si lo probamos nada más descorcharlo. El vidrio de la botella impide el contacto con el aire y los aromas del vino se ven afectados: se cierran.

En ocasiones, basta con abrir la botella y pasar el vino a un decantador para oxigenarlo. Ahora bien, esta acción puede tener diferentes finalidades que debemos conocer:

  • Jarrear el vino: Con ello conseguimos oxigenar el vino rápidamente, porque su intensidad de aromas es escasa. Suele realizarse con vinos jóvenes para suavizarlos.
  • Airear el vino: Con ello conseguimos restar al vino los aromas poco agradables como el aroma a cerrado, a cuero, etc. Suelen ser vinos de crianza en botella que han permanecido largo tiempo cerrados y en este caso, se vierte el vino en el decantador más despacio que en el jarreado.
  • Decantar el vino: Con ello separamos los sedimentos del vino de la parte líquida. Esta acción debe realizarse muy suave y lentamente con aquellos vinos cuya filtración no se ha realizado o vinos viejos con larga estancia en botella.

OTRAS FORMAS DE AIREAR EL VINO

Después de servir el vino, antes de consumirlo, también podemos conseguir su aireación agitando la copa suavemente que lo contiene para que entre aire. Repetiremos esta acción hasta obtener el efecto que deseamos. Resulta interesante para analizar la evolución de los aromas del vino.

Así mismo, existen otros instrumentos para oxigenar el vino, más allá de los decantadores. Se llaman aireadores u oxigenadores y tienen una forma similar, como embudos, que se sitúan en la boca de la botella de vino y permite airear todo el vino y disfrutarlo rápidamente sin pasar por los minutos que tarda la decantación.

Déjanos un comentario