C/ Duque de Calabria, 18
96 380 49 09
96 380 80 75

¿Cómo maridar el vino?

El maridaje perfecto entre un vino y un plato es un compendio de muchos factores donde se involucran los cinco sentidos y donde no existen normas definidas.

maridaje-de-vino

En lo que respecta al maridaje es bien conocido por todos la regla común que relaciona los vinos blancos con el pescado y el marisco, y los vinos tintos con la carne. Partiendo de este patrón convertido ya en una costumbre, los profesionales del sector señalan que estos cánones clásicos están cambiando y evolucionan adaptándose a las nuevas tendencias. A la hora de encontrar esa armonía perfecta entre el vino y la comida, debemos tener en cuenta todos los factores que influyen en su compleja combinación, llena de aromas, sabores y matices.

Factores que influyen en el maridaje del vino

  • El tipo de uva: La variedad de uva es esencial para entender un vino y saber maridarlo correctamente. Las variedades más destacadas son: Tempranillo (las uvas se recogen antes que otras y es de las más extendidas en nuestro país); Garnacha (cultivada especialmente en el noreste de España siendo una uva muy frutal); Mencía (específica de León y Orense, una uva con mucho tanino); Monastrell (típica de Murcia y el sur de Valencia con vinos potentes que tienen un grado de alcohol superior a la media); Cabernet Sauvignon (la uva francesa más extendida y utilizada en los mejores vinos tintos, con una acidez agradable y buen envejecimiento en barrica); Merlot (uva francesa más aromática y suave); y Syrah (otra uva francesa cuyo sabor varía según el lugar de cultivo).

  • La maduración del vino: La maduración de un vino engloba los procesos que van desde que finaliza la fermentación del vino hasta que es embotellado. Estos procesos influyen en el carácter del vino. Por ejemplo, los vinos tintos presentan un contenido alto en taninos y maduran en un máximo de tres o cuatro años, su maduración es mayor que la de los vinos blancos con el fin de disminuir el amargor. El recipiente empleado, la duración de la maduración y la temperatura influyen en el sabor final del vino. A la hora de maridar un vino habrá que tener en cuenta si es un vino joven, un crianza, un reserva o un gran reserva.

  • El peso y el equilibrio de los alimentos: Además del vino, debemos atender a lo que vamos a comer. Los ingredientes que vayamos a ingerir y el tipo de nutrientes como grasas, proteínas o hidratos de carbono que contienen.

  • Elaboración y temperatura de los alimentos: No es lo mismo un producto natural que cocinado, ni un plato frío que caliente. Estos factores hay que tenerlos en cuenta si buscamos un equilibrio perfecto con el vino.

  • Presentación y colores:  En la gastronomía moderna, es frecuente encontrar sintonías entre el vino y el plato maridados en función también del color, con el fin de crear una armonía visual. Por ejemplo, cuando maridamos un tartar de salmón con un vino rosado.

 

Artículos Relacionados

Déjanos un comentario